¿Por qué democracia rima con falacia?



El poder corrompe
y el poder absoluto corrompe absolutamente.
Lord Acton

El gobierno es corrupto y para nadie es un secreto. No importa de qué partido político seas; no importa tu edad o si recibiste o no algún favor de alguien en el poder, aún así puedes afirmar que el gobierno es extremadamente corrupto. Quizá haya uno que otro político de buenas intenciones en el gobierno, pero también se sabe que una golondrina no hace verano. Todos, absolutamente todos los ciudadanos se ven afectados de una u otra manera dentro de esta política social que se vive en Colombia. La solución, desde mi perspectiva, no viene con un partido o con otro; no viene con un Santos o con un Uribe. Viene con un borrón y cuenta nueva. Una reestructuración de fondo. Eliminando todo aquello que sea vicioso o que tienda a serlo. Y no, no es una erradicación al estilo uribista que incluye asesinatos y paramilitares. No es la violencia la solución y lo sabemos desde hace más de 60 años. (quien así siga pensando, -me disculpan el coloquio- como decía mi abuela, está realmente MFT).

Todo el sistema habrá que repensarlo y rehacerlo. ¿Pero cómo? Bueno, empezando por la democracia. Ya desde la antigua Grecia, se sabía que ésta era la cuarta etapa de degradación de las formas de gobierno. En resumen, se pensaba en aquella época que el gobierno ideal habría de estar comandado por el aristos, aquel que sobresale o que se destaca. Aquel quien tenía las facultades innatas para liderar, de ahí el término aristocracia, el gobierno del aristos. Al morir éste, la población consideraba que sus hijos naturalmente iban a continuar su legado al heredar las facultades especiales de su padre y por ende sus hijos gobernaban. Allí nació la oligocracia, el gobierno de unos pocos. Familias que se repartían las tierras y las gobernaban a su antojo y capricho. Como era de esperarse, sus habilidades no resultaban siendo como las de su padre y llevaban a las naciones por derroteros no muy prósperos o justos. Con el tiempo, estas familias y sus intereses económicos degradaban aún más el sistema y comprendían que era el dinero y las empresas que lo poseían, quienes realmente movían y dirigían las riendas del Estado, naciendo así la plutocracia, el gobierno de los ricos y adinerados.

Finalmente, la población cansada de tanto atropello decide hacer revueltas y protestas mostrando su inconformidad. Ante estos inconvenientes, los gobernantes de manera astuta deciden que la mejor manera de calmar los ánimos de la población revoltosa es dándoles lo que quieren, es decir el poder. Darles el poder pero sin que puedan realmente gobernar. Entonces deciden dar la ilusión de poder y autogobierno a la ciudadanía. Así nace la democracia, el gobierno del pueblo. Escogiendo a uno que otro candidato, previamente adoctrinado a las políticas que convienen a intereses particulares, los lanzan a la plaza pública a que traten de convencer a la población de que los elijan. Sin embargo, muy astutamente los verdaderos dirigentes, preveen la situación y ponen a un segundo candidato para general la sensación de que el pueblo puede escoger… que piensen que tienen opciones, pero es inútil. Llegue quien llegue al poder, es marioneta política y termina ejecutando los planes de gobierno que está detrás del gobierno. Si por alguna razón alguno llegare sin ser previamente escogido por ellos, pasa una de dos posibilidades: o lo convierten o lo eliminan.

Existen algunos de quienes se sabe con anterioridad que no habrá forma de convertirlos y los asesinan antes de que lleguen al podio político. Y esa es la democracia. Escogen a un personaje cada 4 años y hasta allí llega toda participación política de la ciudadanía. A partir de ese entonces, el elegido puede disponer de todos los recursos, hacer todo tipo de contratos, decidir todo tipo de guerras con la complicidad de un supuesto congreso que lo regula y de un procurador que los juzga. Pero todos juegan para el mismo equipo. Todos. Entre más controversia generen, mejor. Con eso se confunde más a la población y nunca sospecharán que trabajan para el mismo bando. ¿es decir que Uribe y Santos obedecen a un mismo patrón? Sí. Claro que sí. Tienen pequeñas diferencias de forma, las necesarias para confundir, pero de fondo vienen vendiendo el país como siempre han venido haciéndolo todos los presidentes. (por más enemigos que parezcan, siempre terminan haciendo lo mismo, vendiendo empresas estatales y otorgando licencias para la minería entre muchas otras cosas más.) Quizá, por alguna razón de la vida, llegue al poder alguien que realmente se salga de todo patrón y trabaje de acuerdo a sus buenos principios. Esa persona, al llegar y ver que tiene poder se empieza a corromper y definitivamente se empieza a extralimitar en sus funciones y decisiones. No hay quien se salve. De manera que darle el poder entero a una persona no solo es dañarla a ella misma, sino que es arruinar a todo el país. De manera que en adelante será impensable que alguien pueda ostentar el poder absoluto.

Ahora saltan los demócratas: ¿Cómo así? ¡La democracia es garantía de libertades, es el pináculo de la organización política, es el hombre evolucionado y el gobierno desarrollado! ¡Cualquier otra propuesta salida fuera de los linderos democráticos es terrorismo! Bueno, ante esas frases lo único que podría agregar es que son las clásicas argumentaciones de quienes tienen el poder y lo ven amenazado. Lógicamente ellos han de defender la teta que los amamanta. Antiguamente a una mujer que sabía curar un dolor de cabeza con una planta del bosque la llamaban bruja y la quemaban. Hoy alguien critica al gobierno, lo llaman terrorista y con algo de suerte lo encarcelan de por vida en una cárcel de Estados Unidos, porque de lo contrario, le envían un comando de fuerzas especiales militares y lo eliminan para luego hacer una película taquillera en donde muestran las heroicas acciones de estos soldados en contra del terrorismo. Volviendo al tema, la democracia es la gran falacia de nuestros tiempos y en nosotros está el reestructurarla.

Basado en la idea de que la sociedad colombiana ya está en la etapa en la que se pueda autogobernar, propongo que cambiemos la manera en cómo entendemos el gobierno. Hasta el momento, el gobierno se ha venido desempeñando como lo hacía el antiguo núcleo familiar tradicional. Un padre proveedor, una esposa sumisa y los hijos obedientes. Pues bien, ese modelo está completamente en desuso. ¿Habrán visto alguna vez la serie de televisión norteamericana Friends? ¿o quizá The Big Bang Theory? Bien, en los dos casos, unos adultos jóvenes viven en un mismo departamento y comparten gastos. Nadie manda a nadie, se tienen reglas de convivencia y todos aportar a las necesidades del grupo. No hay "padres" que impongan las normas. De manera que llevado esto al caso social, en la manera en cómo nos gobiernan, deberemos dar el salto y autogobernarnos. Para ese paso, que en apariencia podrá ser complejo, está la tecnología que nos podrá ayudar y tomar decisiones en conjunto muchísimo más rápido que antes. Basado en esto, puedo empezar a proponer algunas ideas de cómo esto podrá darse:

1. La figura del presidente es torpe. No hace nada y cuando hace algo solo beneficia a las empresas amigas. Se elimina.
2. El congreso es corrupto porque decide por dinero, intereses políticos y económicos. Previamente todos han sido comprados para tomar una u otra decisión. No se elimina, pero se rota constantemente, dándole la oportunidad solo a profesionales, bisemanalmente a que usen una silla de congresista para tomar las decisiones, basadas únicamente en los acuerdos de sus representados. En pocas palabras, no deciden nada, únicamente son voceros.
3. El servicio militar será cambiado por un servicio civil… todo ciudadano deberá ejercer algún cargo político en algún momento de su vida. En lugar de portar armas, portará ideas.
4. Ese servicio civil también podrá ser un servicio agrícola.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
Todos los demás puntos están para desarrollarse y los anteriores para debatirse. La idea es que entre todos podamos aportar y construir.
Recibo ideas.
=)